Coles de Bruselas

by Mila Loza on noviembre 14, 2016

Súper Coles

Las coles de Bruselas pueden ser el terror en la memoria de las experiencias de cena de muchos niños, pero como los otros miembros de la familia del repollo, estas plantas proveen una gran variedad de compuestos anticancerígenos. La American Cancer Society reporta que el sulforapano, que se encuentra en vegetales crucíferos, puede activar la creación natural del cuerpo de enzimas protectoras. Las coles de Bruselas contienen isotiocianatos, un químico vegetal que el American Institute for Cancer Research dice puede ayudar a nuestros cuerpos a desintoxicarse y eliminar sustancias cancerígenas.

Los verdes vegetales de hoja también proveen riboflavina, hierro, magnesio, fósforo, y mucha fibra, importante para mantener el cuerpo tan robusto como sea posible durante la quimioterapia. Sólo media taza de coles de Bruselas hervidos contiene 81% del valor diario recomendado de vitamina C, y 137% de vitamina K.

Consejo de Ann

Las coles de Bruselas deben ser verde brillante y muy compactos, sin hojas amarillas, moretones, u olores fuertes. En los mercados verdes, las coles de Bruselas generalmente se venden con su tallo original. Corte las coronas del tallo antes de cocinar. Si compra en el supermercado, intente adquirir coles de Bruselas fríos, de manera de saber que están frescos. Seleccione aquellos que tengan tamaños similares, para tener un tiempo de cocción uniforme. Las coles frescos deben mantenerse en el refrigerador por alrededor de 4 días.

Antes de cocinar, retire los tallos y cualquier capa exterior amarillenta o maltratada. Si los hervirá, corte una X en la parte inferior de cada uno con un cuchillo, esto permitirá que se cocinen uniformemente, y más rápido. Las coles de Bruselas pueden hervirse, cocinarse al vapor, o rostizarse.

Consejo de Receta

Rostizar coles de Bruselas es una de las maneras más fáciles y deliciosas de cocinarlas. Simplemente lávelas y mézclelas en un recipiente con aceite de oliva, sal y pimienta. Colóquelas en una bandeja para hornear y rotícelas a 400 grados, por alrededor de 30 minutos, hasta que estén doradas. Remuévalas ocasionalmente mientras las cocina, y asegúrese de no cocinarles de más, para prevenir el mal olor.

Más Artículos Como Éste

Your Cart

The cart is empty

become a sponsor today! donate now