¿Dieta Libre de Lectina – Sólo Otra Moda?

by Ayleen López on Julio 20, 2017

Otro año, otra moda gastronómica. Dependiendo de lo que lea estos días, puede parecer que cada alimento le hará enfermar. Estamos acostumbrados a que los alimentos lácteos y que contienen gluten se describen como tóxicos, pero la dieta más reciente afirma que es de las lectinas en alimentos de lo que debemos de preocuparnos. La dieta libre de Lectina se ha referido como “el nuevo gluten” por algunos artículos.

El conocimiento de la lectina ha llegado al público en parte debido a la publicación de ‘The Plant Paradox‘, un bestseller del New York Times por el Dr. Steven Gundry, MD. El Dr. Gundry cree que las lectinas son responsables de alterar el microbioma intestinal y de hacer a la gente vulnerable a una gama de enfermedades autoinmunes, de la artritis reumatoide hasta la enfermedad de Crohn.

¿Qué son las lectinas?

Las lectinas son proteínas que se unen a carbohidratos que se encuentran en muchas plantas y animales, particularmente en leguminosas, granos y semillas. También se encuentran en vegetales de morilla como berenjenas, patatas y tomates. Su papel en las plantas es desconocido, sin embargo algunos científicos creen que las funciones de las lectinas son un elemento disuasivo al ser comidas por los animales o insectos, ya que pueden causar enfermedades y muerte por la unión a las células del cuerpo en el intestino.

¿Debemos evitarlos?

Cuando se trata de lectinas, la cantidad total consumida en un momento es importante – la mayoría de la gente sólo consumen lectinas en pequeñas cantidades, que no les causan ningún efecto secundario. Ciertos alimentos son más altos en las lectinas, por ejemplo, hay altos niveles de un tipo de lectina llamada fitohemaglutinina en frijoles crudos que es puede causar síntomas como náuseas o diarrea si se comen. Muchos otros alimentos contienen niveles más bajos de lectinas que no parecen causar problemas cuando se comen.

Otra cosa importante a tener en cuenta es que varios de nuestros métodos de cocción reducen la cantidad de lectinas en la comida. El remojo y la fermentación de alimentos y la cocción a alta temperatura reducen el contenido de lectina de los alimentos. Cómo cocinamos la mayor parte de nuestra comida, las probabilidades de que alguien coma suficientes lectinas para causar problemas es baja, a menos que estén en una dieta de alimentos crudos.

Es importante recordar que la mayoría de los alimentos que contienen lectinas también contienen sustancias saludables, como fibra, minerales, vitaminas y fitoquímicos que han demostrado reducir el riesgo de enfermedades, incluido el riesgo de cáncer. Por ejemplo, los cereales integrales, tomates y legumbres están todos listados por el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer como alimentos que luchan contra el cáncer. No hay pruebas limitadas de que las lectinas causen problemas en los seres humanos, pero hay una gran cantidad de estudios que muestran asociaciones entre los alimentos que contienen lectina y la buena salud. Por ejemplo, una mayor ingesta de granos integrales está vinculada a la reducción del riesgo de enfermedad cardiovascular, enfermedades del corazón y la muerte, mientras que comer las legumbres se ha demostrado que ayuda con la pérdida de peso y la reducción del colesterol.

En Resumen

La dieta libre de Lectina es otro ejemplo de concentrarse ampliamente en un nutriente cuando puede no estar justificado. Por el momento, no hay pruebas sólidas que demuestran que las lectinas nos perjudiquen. Sabemos por extensos estudios que comer alimentos que contienen lectinas (como legumbres) se asocia con una vida más saludable, incluyendo menor riesgo de cáncer, enfermedades del corazón, accidentes cerebrovascular y mayor probabilidad de mantener un peso saludable. Si usted no ha experimentado problemas relacionados con estos alimentos, sería imprudente cortarlos innecesariamente.

Para la mayoría de las personas, las lectinas no son sustancias de las que tenemos que preocuparnos. Si usted está teniendo problemas de digestión, lo mejor es hablar con un dietista registrado, ya que puede ser que usted tenga intolerancia a otros componentes en los alimentos (por ejemplo, la dieta FODMAPS). Hacer una consulta con un profesional le permitirá identificar dónde están sus problemas, para evitar eliminaciones innecesarias.

Más Artículos Como Éste

Your Cart

The cart is empty

become a sponsor today! donate now