Guisantes

by Chelsea Fisher on Junio 15, 2017

Featured image

Que los guisantes siempre te acompañen

Por Chelsea Fisher

Los paquetes de guisantes congelados a veces se usan para enfriar los músculos adoloridos e incluso para calmar ojos negros (aunque este no es el origen para el nombre de los guisantes de ojitos negros). Pero para cualquier persona que este pasando por el cáncer o cocinando para un paciente, los guisantes – frescos o congelados – son definitivamente un alimento muy beneficioso.

Miembros de la familia de las legumbres, los guisantes pequeños empacan una cantidad sorprendente de proteína y una serie de nutrientes vitales, incluyendo las vitaminas C y K, tiamina, manganeso, fibra y vitaminas del complejo B. Según el Instituto Americano de Investigación del Cáncer, las legumbres como los guisantes, tienen inhibidores de la proteasa, saponinas y ácido fólico, todos los cuales son fitoquímicos que pueden protegernos de ciertos tipos de cáncer o frenar su crecimiento.

Existen tres tipos de guisantes que están ampliamente disponibles en la mayoría de los mercados. Guisantes verdes de jardín, guisantes de azúcar y guisantes de nieve. Los guisantes de jardín vienen en varios tamaños, los más pequeños, “petit pois” (petí puá) son los más dulces, mientras que los más grandes suelen ser pelados y secos para las sopas.

Los guisantes a menudo se compran congelados, pero en el verano se pueden comprar frescos y acabados de sacar de sus vainas. Los guisantes de azúcar y de nieve son escogidos antes de que alcancen su madurez y son especialmente tiernos, por lo que se puede disfrutar la vaina entera. También son más dulces que los guisantes verdes de jardín, lo que los hace perfectos para bocadillos saludables que combaten el cáncer. Así que a disfrutar de los guisantes.

Consejos de Ann

Todos los guisantes frescos deben tener vainas firmes y verdes libres de manchas. Con los guisantes de jardín, el tamaño sí importa: a más grandes no es mejor, así que busque las vainas con los guisantes medianos adentro. Usted puede adivinar generalmente su tamaño por el tope en la superficie de la vaina.

Los guisantes congelados son una gran reserva cuando los guisantes frescos no están disponibles. Las frutas y verduras congeladas pierden los nutrientes bloqueados cuando se descongelan gradualmente, para obtener el máximo beneficio de su nutrición, siempre cocine guisantes directamente del congelador ya sea añadiendo un puñado a una receta o cocinándose por su cuenta para un acompañante.

Consejos de Receta

Siempre tengo una o dos bolsas de guisantes congelados en el congelador. Puede incluirlos en casi cualquier plato. Añaden proteínas y vitaminas a los platos de pasta y ensaladas, por no mencionar un golpe de color apetitoso para revolver con las patatas fritas y los guisos. Los guisantes de azúcar y los guisantes rápidos son perfectos para las patatas fritas. Y para un bocadillo dulce y salado prueba nuestro Hummus de Guisantes. Es más bajo en calorías que el hummus regular, pero todavía proporcionan proteínas y un sabor muy sabroso. También pruebe nuestro Salteado de Guisantes con Tofu y nuestra Ensalada de Guisantes de Primavera.

Más Artículos Como Éste

Your Cart

The cart is empty

become a sponsor today! donate now