Servings: 6 Prep time: 15minutos

Pudín de Vainilla

Yo no entiendo como la vainilla se puede etiquetar como un dulce. Para mí, los granos de vainilla nos dan uno de los sabores más fabulosos en la cocina. Se presta perfectamente a comidas reconfortantes como este pudín. Es un antídoto perfectamente delicioso a la fatiga y náuseas, además lo suficientemente resbaladizo para calmar dolores de boca y garganta. Si puede usar una vainita de vainilla, hágalo y no la bote al terminar. No sólo son caras, incluso luego de caldearse en leche, aún tendrán algo de vida útil. Enjuague la vainita descartada, sequela y guárdela con algo de azúcar en una bolsa sellable. Déjela allí por una semana y tendrá azúcar con sabor a vainilla para rociar sobre cerezas, avena o para hacer más pudín de vainilla.

1. Lleve 2 tazas de leche y vainita de vainilla de sobra, si la usa, a hervir lentamente en una olla.

2. En un recipiente, mezcle el azúcar, sal, semillas de vainilla (si usa extracto, añada más tarde) y maicena. Batiendo en todo momento añada la ½ taza de leche remanente hasta que esté uniforme.

3. Batiendo constantemente de forma gradual añada la leche caliente. Regrese la mezcla a la olla y remueva constantemente con una cuchara de madera hasta que vuelva a hervir suavemente. Añada el extracto, si lo usa o descarte la vainita de vainilla.

4. Vierta la mezcla en 6 moldes o un plato. Enfríe en el refrigerador hasta que esté firme, alrededor de 2 a 4 horas o la noche entera.

ann-tip

Consejos de Ann

Mida la maicena cuidadosamente. Cucharas llenas añadirán más de la necesaria y harán de la consistencia del pudín demasiado pesada. Si usted no gusta de la piel del pudín, coloque papel plástico sobre el mismo antes de refrigerarlo.

Your Cart

The cart is empty

become a sponsor today! donate now