• Tel: (212) 799-3894
  • Email: info@cfyl.org

Algas Marinas

by Mila Loza on febrero 27, 2017

A+ Para las Algas Marinas

Por Chelsea Fisher

Las algas marinas han sido utilizadas en la cocina asiática y medicina china por miles de años. Las algas marinas pueden ser una adición realmente beneficiosa a su dieta diaria. Secas como una merienda, trituradas sobre arroz, para hacer un rico caldo, para envolver sushi, o en una ensalada las posibilidades son infinitas y los beneficios de salud numerosos. Hay muchos tipos diferentes de algas marinas comestibles, la gran mayoría muy ricos en antioxidantes y nutrientes esenciales como el hierro, yodo, manganeso, calcio, fibra, proteína y vitaminas como la A, C, E, K, entre otros.

Las algas marinas son frecuentemente promovidas como la “cura” para el cáncer. Aunque han habido numerosos estudios que prometen que las algas marinas pueden tener un efecto contra el cáncer, similarmente como ocurre con otros vegetales, no hay pruebas concluyentes de que las algas marinas por su cuenta pueden combatir o curar el cáncer. Lo mejor es que lo agregue a su dieta y disfrute de todos los maravillosos nutrientes buenos para su salud.

Aquí una guía rápida para los tipos más comunes de algas marinas para cocinar y merendar.

Nori: Nori es lo que los amantes del sushi americanos estarán acostumbrados. El nori es frecuentemente utilizado para envolver el sushi, y también puede ser encontrado regularmente en forma de refrigerios y en la sopa miso. El nori es muy rico en proteínas, y una hoja de nori seco tiene más fibra que una taza de espinacas y también es rico en Omega3.

Kombu: El kombu es un quelpo comestible. Es utilizado frecuentemente para hacer deliciosos caldos ricos en sabor. Como el kombu tiene tanto sabor, una hoja puede ser utilizada varias veces para dar sabor a nuestros caldos. El kombu ha sido atesorado por años como una importante fuente de yodo, el cual ayuda a regular las funciones de la tiroides.

Arame: El arame usualmente viene en hebras secas marrones oscuras y usualmente reconstituida y agregada a ensaladas y sopas. Tiene un sabor muy suave por lo que puede ser usada de muchas maneras. Es una gran fuente de potasio, que es necesario para la formación de músculos.

Wakame: Ésta alga marina es encontrada comúnmente fresca y servida junto con semillas de ajonjolí en una ensalada. Generalmente viene en tiras verdes algo crocantes. Su sabor suave es también un gran aditivo para sopas. El wakame es una buena fuente de calcio y proteínas.

Hijiki: De sabor suave, cuando es secado, se parece a unos fideos oscuros. Puede ser utilizado en caldos, cacerolas, ensaladas y más. Aunque es una gran fuente de calcio y fibra, desafortunadamente el Hijiki ha sido encontrado con altos niveles de arsénico inorgánico y puede ser nocivo si es consumido en cualquier cantidad. Es mejor evitarlo y comer otras algas marinas en su lugar.

Agar-Agar: Es una gelatina vegetal que proviene de la agarofita roja. Utilizada en toda Asia para hacer gelatinas comestibles y postres, es también vital en laboratorios de investigación donde es utilizada para el crecimiento de cultivos. El agar-agar es un aditivo importante en las dietas veganas y vegetarianas. Es especialmente útil en postres ya que posee poco sabor, y es una manera perfecta para los novatos en algas marinas, de comenzar a agregarla a sus comidas. El agar-agar es vendido en barras blancas de apariencia esponjosa, o en forma de polvo.

Las algas marinas pueden ser un gusto aprendido, pero los minerales y vitaminas que añaden a la dieta hacen que aprender a familiarizarnos valga la pena. Muchas tiendas de comestibles ahora colocan algas marinas en su sección de comida saludable. Si no lo encuentra ahí, busque en la sección macrobiótica de su tienda saludable más cercana, donde definitivamente conseguirá todas las algas de la lista. Las algas marinas también pueden encontrarse en tiendas asiáticas especializadas.

La mayoría de las algas marinas son vendidas secas, y son mejor conservadas en recipientes al vacío. El nori en particular debe ser almacenado lejos de humedad. Sus finas hojas agarran humedad en un santiamén, así que es una buena idea guardarla con un paquete de silicón para mantenerla seca y crujiente. El kombu como dijimos, es una gran base para sopas y caldos. Guarde cualquier kombu reconstituido en su refrigeradora. El kombu puede ser re usado hasta 3 veces antes de que pierda su sabor. Después de la tercera vez, triture el kombu y agrégalo a su sopa.

Nos encantan todos los beneficios que las algas marinas aportan a nuestra salud y el delicioso sabor que aportan a nuestras sopas. Puede ser genial como condimento también. Trate de tostar ligeramente una hoja de nori y luego desmenúcela sobre un arroz recién hervido.

La sopa clásica miso está hecha con dashi, un caldo que comienza con una larga pieza de kombu. Para una sopa realmente rica en nutrientes y saludable, intente hacer Oden, un clásico japonés. Para una manera más occidental de utilizar el kombu, trate haciendo nuestra refrescante Sopa de Berros y Algas Marinas. Y para el postre, pruebe nuestro Kanten de Arándanos y Romero y así tiene una dulce y simple introducción al agar-agar.

Más Artículos Como Éste

Your Cart

The cart is empty

become a sponsor today! donate now