Es increíble pensar que esta pequeña semilla que se consume desde hace miles de años requirió de la popularidad de una salsa verde importada de Europa, el pesto, para que muchos de nosotros la conociéramos.

Los piñones han sido consumidos en toda Europa y Asia desde la Edad de Piedra. Los griegos y romanos los consideraban un afrodisíaco masculino, y en las ruinas de Pompeya se encontraron grandes cantidades de ellos. En los salteados del norte de China se utilizan los piñones combinados con el maíz, mientras que en España e Italia se hornean en galletas, y en el famoso pesto genovés, se muelen junto con albahaca. También son un ingrediente muy frecuente en los deliciosos dulces y platos salados de las cocinas del Medio Oriente. En la región del Suroeste de Estados Unidos, los piñones han sido y continúan siendo cosechados y consumidos como un ingrediente básico de la dieta por las tribus indígenas norteamericanas y los descendientes hispanos de los primeros colonos españoles. En dicha región se muelen como harina, o se cocinan con frijoles, o simplemente se consumen salados como snacks.

El precio de los piñones suele ser elevado y esto tiene una razón. Solamente crecen en pinos maduros de 25 o más años de edad, y una vez que los árboles dan fruto, las semillas requieren mucha mano de obra para ser cosechadas. Si observamos la arquitectura del piñón, entenderemos por qué. Pero, a pesar de ello, desde hace siglos nos damos el trabajo de cosecharlos. ¿Por qué? Además de tener un gusto agradable, son altamente nutritivos. Los piñones son ricos en grasas saludables, fibra y minerales como el magnesio y el hierro, y en vitamina B6.

Los piñones provienen de muchas variedades diferentes de pinos y todos tienen un gusto suavemente dulce y sabroso a nueces. En general, se venden ya descascarados y como contienen mucha grasa, pueden ponerse rancios si se guardan a una temperatura demasiado elevada. La idea es guardarlos en un recipiente hermético en el refrigerador o congelador para mantener su frescura. Por la misma razón, al comprarlos, búsquelos únicamente en tiendas con mucho movimiento de gente y de productos, para asegurarse de que los piñones no hayan estado expuestos al calor en una estantería demasiado tiempo. Los piñones de mayor tamaño provienen de los pinos piñoneros o pinos sombrilla de Europa y son los de mayor calidad y precio. Los que se cosechan en China y Corea provienen de un árbol diferente y tienden a ser más pequeños y más económicos. Cualquiera de estas variedades le servirá para las recetas en nuestro sitio web.

Nos gusta tener piñones a la mano para añadirlos a las ensaladas y platos vegetarianos, tostándolos ligeramente, para lograr un rápido refuerzo nutritivo con alto contenido calórico. Pero aquellos de ustedes que aún no han desarrollado la confianza para utilizar estas preciadas joyas de la cocina, encontrarán piñones en una variedad de recetas, como en el tradicional pesto de albahaca, en pastas y fáciles platos vegetarianos como las espinacas salteadas con pasas y piñones. Tan solo busque la palabra pesto y verá qué tan frecuentemente recurrimos a ellos de una u otra manera. Disfrútenlos.

Comments

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
RECIPE RATING0
What people say... Leave your comment
Order by:

Be the first to leave a review.

Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your comment

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one