Cuando a los pacientes con enfermedad renal se les dice que deben seguir una dieta baja en proteínas, sodio, potasio y fósforo, suelen preguntarse, entonces, qué es lo que pueden comer. Comer para proteger a sus riñones significa generalmente cambiar hacia una dieta basada en verduras y casera en la que la proteína pasa a ser la protagonista en lugar de estar en segundo plano. Si bien es cierto que muchas de las comidas que son convenientes y nos son familiares deben evitarse en esta dieta, la buena noticia es que hay muchas otras comidas deliciosas que puede comer y que son tanto nutritivas como deliciosas. Como cualquier cambio, el secreto está en hacer nuestra propia búsqueda, investigar un poco y prepararse con antelación. Para hacerlo más fácil, hemos creado algunas notas sobre alimentos que no dañan los riñones y que puede guardar en su despensa, ¡y que no le resultará complicado preparar!

Panes y cereales

Si bien los panes y cereales integrales se consideran «más saludables» debido a su alto contenido de fibra, están llenos de potasio. Si está tratando de minimizar el consumo de potasio, mantenga su despensa llena con panes y cereales refinados «blancos» como los siguientes:

 

  • Los panes de harina blanca, como la masa fermentada, la pasta blanca y el cuscús, el arroz blanco y los fideos de arroz, – son excelentes fuentes de carbohidratos con bajo contenido de potasio y bajo contenido de fósforo, buenos para sus riñones
  • Tenga a mano cereales refinados como la crema de trigo, copos de maíz y harina para una comida rápida o snacks
  • Trate de evitar los productos horneados salados refinados y los snacks como las papas fritas
  • Cuando compre golosinas compradas en la tienda, como pasteles o galletas, lea las etiquetas cuidadosamente. Evite los que contienen frutos secos, nueces, coco y, sentimos mucho decirlo pero también el chocolate

 

Frutas y verduras

Aunque son bajas en proteínas, muchas de las frutas y verduras favoritas tienen un alto contenido de fósforo y potasio, incluidas las verduras de hojas verdes oscuras como la acelga y la espinaca, las papas blancas y dulces, la calabaza de invierno, las legumbres que incluyen soja y productos que contienen soja, frutos secos, mantequillas de frutos secos y frutas y verduras como los tomates, los plátanos y las naranjas.  Incluso nuestros queridos aguacates pueden ser difíciles para una persona que intenta seguir esta dieta. No desespere, porque a pesar de que todos estos alimentos deben evitarse en una dieta protectora para los riñones, todavía quedan  muchas opciones deliciosas para disfrutar. Aquí está la lista.

 

  • Verduras: espárragos, brócoli, col, coliflor, col rizada, berros, pimientos, calabacín y calabaza amarilla, apio, maíz, pepino, berenjena, judías verdes o de cera, guisantes, lechuga, champiñones, cebolla, rábanos, perejil.
  • Frutas: manzanas, peras, uvas, todas las bayas (fresas, arándanos, moras, frambuesas, arándanos), melocotones, ciruelas, piña, mandarinas y sandía.
  • Compre productos frescos siempre que pueda, y para su despensa elija frutas y verduras congeladas, sin salsas, en lugar de enlatadas para evitar los azúcares agregados y sodio. Y no se desanimes, una porción de F&V es ½ de taza.
  • Recomendamos evitar los jugos. Un ½ de taza de jugo contiene mucho más que un ½ de taza de frutas o verduras, que concentran los nutrientes, incluidos el potasio y el fósforo, además de que el jugo elimina la fibra que necesitamos. Ya sea bien sean cocidas o crudas, es más seguro y saludable comer sus frutas y verduras enteras en lugar de en forma de jugo.

 

Eliminar minerales no deseados:

Hay muchas verduras populares que no están en esta lista; básicamente, si no están listadas, no las coma, pero si no puede vivir sin las zanahorias, las papas, la calabaza de invierno, la remolacha o las batatas, se pueden cortar en trozos pequeños y remojar en agua tibia durante 2 a 3 horas para eliminar algunos de los minerales no deseados antes de cocinarlos. Esto se puede hacer con anticipación y las verduras se pueden mantener en el refrigerador por 2-3 días y listas para su uso. Dicho esto, mantenga las porciones pequeñas y haga que estas verduras sean un capricho ocasional en lugar de algo habitual y cotidiano.

 

Sabores fabulosos

Ya que tendrá que tener cuidado con la sal y evitar los sustitutos de ésta, condimente y déle sabor su comida usando hierbas y especias dulces.

  • Almacene hierbas secas como el romero, el tomillo, el orégano, las hojas de laurel y las semillas de hinojo, y las hierbas frescas como la raíz de jengibre, el perejil, el cilantro, la albahaca y el eneldo. Las hierbas de hojas frescas se pueden mezclar con aceite de oliva en un delicioso pesto que se puede congelar en bandejas de cubitos de hielo que, posteriormente, se pueden convertir en sopas o usar para condimentar verduras al vapor. Por sí solo, el aceite de oliva puede agregar tanto grasas saludables monoinsaturadas como un delicioso sabor a sus alimentos.
  • Experimente con especias dulces como cúrcuma, canela, clavos, anís estrellado, cilantro de comino y pimentón dulce ahumado y / o natural. Sie echa de menos el bacon, la paprika ahumada agregará un sabor ahumado casi carnoso a la comida. Si le gustan los platos calientes, haga la paprika caliente o agregue la pimienta de cayena o chipotle ahumado al gusto.

 

Proteinas
Los alimentos ricos en proteínas pueden consumirse con moderación en esta dieta, pero solo en pequeñas cantidades y en pequeñas porciones. En una dieta normal, debemos consumir un máximo de 4 a 6 onzas de proteína por día. En dietas muy bajas en proteínas, puede disminuir hasta alrededor de 1 ½ a 2 onzas, es decir, entre un 25 y un 50% de la porción diaria recomendada. Esto significa que la cantidad de proteína ingerida debe vigilarse cuidadosamente.

 

 

  • Las proteínas incluyen mariscos como camarones y salmón, pollo, huevos, productos lácteos, nueces, frijoles y legumbres, incluyendo productos a base de soja como el miso y el tofu. Además de ser altas en proteínas, ciertas fuentes de proteínas también pueden ser altas en sodio y fosfatos. Si usted es vegetariano o vegano, consulte con su dietista las cantidades de legumbres y productos de proteína vegetal que puede consumir de manera segura.

 

  • Las carnes procesadas como el bacon, el salami y el jamón deben evitarse por completo. Dejando de lado las proteínas, las carnes procesadas son pesadas en sodio, fosfatos y potasio. También se han vinculado a varios tipos de cáncer.

 

  • Cuando compre leche, elija alternativas de leche no láctea, como leche de soja o frutos secos sin azúcar, ya que tienen menos proteínas y menos potasio que la leche normal. Es importante evitar cualquier tipo de crema.

 

  • Use escalas, balanzas y medidores y lea las etiquetas de los alimentos procesados. Se debe verificar el etiquetado de todos los alimentos y comidas envasados procesados para asegurarse de que no se exceda accidentalmente el límite diario de proteínas y el contenido de fosfato.

 

 

Bebidas
Usted y sus riñones necesitarán mantenerse hidratados, y el agua pura es su mejor opción. Deben evitarse las bebidas carbonatadas comercialmente, especialmente las colas oscuras, ya que se han relacionado con la enfermedad renal crónica y pueden contener una gran cantidad de fósforo. El té negro y el café se pueden beber con moderación, especialmente si utiliza cremas o leches con azúcar, las cuales deben evitarse. Algunas ideas:

 

  • En lugar de soda, prepare agua con bayas congeladas, hierbas como la menta o agregue un chorrito de jugo de arándano para darle un sabor natural. Si extraña las burbujas, llene el último tercio de su vaso con agua mineral con gas natural.

 

  • Si le gusta el café y el té, ya sea caliente o con hielo, hágalo en casa en lugar de tomar variedades procesadas o industriales. Y tenga cuidado con las cantidades. Mantenga de 2 a 3 tazas al día. Trate de probar deliciosas infusiones de frutas o hierbas en su lugar, le proporcionarán una cálida y similar sensación.

 

Esperamos que esta información le ayude. Será importante que consulte a su dietista, ya que se trata de una dieta clínica y su salud renal dependerá de ello. No todos los pacientes son iguales, y el nutricionista de su equipo puede ayudarle a descubrir qué le funcionará mejor para estar feliz y bien alimentado. Con un buen conocimiento de lo básico, un equipo médico de apoyo y las ideas de recetas de esta web, encontrá más fácil esta dieta tan desalentadora. ¡Incluso puede empezar a disfrutarla!

 

 

N.I.H

https://www.niddk.nih.gov/health-information/kidney-disease/chronic-kidney-disease-ckd/eating-nutrition/nutrition-advanced-chronic-kidney-disease-adults

 

National Kidney Foundation

https://www.kidney.org/atoz/content/vegetarian-diet-and-ckd

https://www.kidney.org/atoz/content/-how-much-plant-based-protein-can-you-eat-based-your-stage-kidney-disease

https://www.kidney.org/atoz/content/plant-based-diet-or-vegetarian-diet-difference

https://www.kidney.org/atoz/content/lowprotrecipes

 

Carbonated Beverages and Chronic Kidney Disease https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3433753/

 

W.H.O.

https://www.cancer.org/latest-news/world-health-organization-says-processed-meat-causes-cancer.html

 

 

 

Comments

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
RECIPE RATING0
What people say... Leave your comment
Order by:

Be the first to leave a review.

Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your comment

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one