Yo Soy Una Sobreviviente

Por Ann Ogden – junio 21, 2018

Junio es el mes nacional de los sobrevivientes de cáncer.  Aunque mi propia experiencia del tratamiento está retrocediendo hacia el pasado, no cambia el hecho que soy un miembro totalmente pagado de este grupo privilegiado. Debemos saber que esta afiliación no es algo que yo quería o pedí, pero la tomaré.

Este fin de semana pasado, fui invitada a una celebración para los sobrevivientes en mi hospital. No había regresado a mi hospital desde mi primer año de la supervivencia, y cuando recibí la invitación, me llevó de vuelta.  Ese primer año fue transcendental para mi. No sentí nada más que la alegría de estar viva. Luciendo mis rizos de quimio, fui a la celebración de los sobrevivientes con mi esposo, quien había sido mi roca durante todo mi tratamiento.  Al final del evento, había una ceremonia informal donde todos los sobrevivientes se pusieron de pie y nos presentaron con un ramillete amarillo. El amarillo es el color de la sobrevivencia. Me sorprendí y me llene de emoción, mientras miraba alrededor del cuarto. A este punto, había perdido muchos amigos al cáncer y sentía sus ausencias, a pesar de que reconocí mi propia fortuna de estar parada allí.  Esperaba mi ramo con la lágrimas bajando de los ojos, las lágrimas de la tristeza y la profunda gratitud.

Aunque nunca lo hubiera elegido, la experiencia del cáncer cambió mi vida para lo mejor.  Fue un punto de la imposición que me permitió retroceder y tomar un mirada larga y dura a mi vida, una mirada que me inspiró cambiar mi carrera y crear “Cocina para Tu Salud,” para ayudar la comunidad del cáncer comer mejor y estar más saludable en la sobrevivencia, y también nutrir el cuerpo  durante los peores efectos del tratamiento. Estoy orgullosa de decir que Cocinar para Tu Salud ayuda a más de 5 millones de personas. Cada vez que recibo un correo electrónico detallando cómo hemos ayudado la comunidad del cáncer, o cuando hablo sobre la comida con los pacientes y los sobrevivientes que llegan a nuestras clases en persona, yo sé que ha hecho limonada dulce de los limones más peores. Entonces este año decidí regresar al celebración de los sobrevivientes para festejar otra vez.  

Este año vi muchos rostros familiares, muchos rostros nuevos, los doctores y las enfermeras quienes todavía veo y que hacen un trabajo tan maravilloso para nosotros.  Escuché a las risas, la valentía, e incluso algunos cantos maravillosos. Entonces todos nos pusimos de pie y obtuvimos nuestras flores amarillas. Los sobrevivientes. Estoy muy agradecida de ser una.

Comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here