• Tel: (212) 799-3894
  • Email: info@cfyl.org

Cuide Su Intestino: Bacterias Intestinales y Sus Beneficios Para La Salud

Por Ayleen López • febrero 14, 2018

¿Sabías que tu cuerpo alberga bacterias? El microbioma humano consiste en trillones de bacterias que llaman a su cuerpo su hogar. La mayoría de estos se encuentran en su intestino (tracto gastrointestinal). Es una relación mutuamente beneficiosa; confían en nosotros y confiamos en ellos. De hecho, el rol que juegan las bacterias intestinales en la salud es algo que constantemente estamos aprendiendo.

Los niveles de bacterias buenas y malas en el intestino cambian constantemente debido a los cambios en nuestra dieta y estilo de vida, y esto comienza desde una edad temprana. Los bebés nacen con un intestino estéril, que se convierte en habitados en diferentes tipos de bacterias en función de lo que consumen. El efecto de la dieta sobre las bacterias continúa hasta la edad adulta. La investigación muestra que cambiar la ingesta dietética puede cambiar las bacterias en el intestino en tan solo dos semanas, y estos cambios pueden tener efectos positivos o negativos.

Las bacterias en el intestino tienen una serie de funciones beneficiosas. Al adherirse a nuestras células intestinales, evitan físicamente que las bacterias patógenas (causantes de enfermedades) colonicen (crezcan). También secretan proteínas que impiden la colonización. Las bacterias intestinales también producen nutrientes como la vitamina K, la biotina y la vitamina B12, que desempeñan un papel en el mantenimiento de la buena salud.

La investigación ahora insinúa que nuestro microbioma tiene un efecto mucho más grande de lo que se pensaba anteriormente en la salud. Algunos estudios han demostrado un vínculo entre ciertos tipos de bacterias y la obesidad. Pequeños estudios en ratones han encontrado que el trasplante de bacterias de individuos delgados a ratones obesos podría ayudar a prevenir el aumento de peso, pero solo cuando los ratones reciban una dieta saludable, rica en frutas y verduras. Si bien los estudios en animales nunca se pueden utilizar como prueba de que se producen mecanismos similares en los seres humanos, proporcionan una guía para ayudar a estudios futuros y más grandes en humanos.

Teniendo en cuenta los efectos beneficiosos de las bacterias intestinales, tiene sentido tratar de apoyarlos. Una de las formas más fáciles de ayudar a las bacterias intestinales es comer prebióticos. Los prebióticos son fibras que se encuentran en alimentos como manzanas, plátanos, ajo, legumbres, puerros, tomates y avena. Los almidones resistentes son otro prebiótico que tiene un efecto similar. Se pueden encontrar en plátanos verdes, legumbres, patatas poco cocidas o recalentadas y productos de papa.

Los prebióticos pasan a través del tracto gastrointestinal sin digerir, hasta que alcanzan el colon. Aquí, actúan como alimento para nuestras bacterias intestinales. Las bacterias en el intestino fermentan estas fibras y producen ácidos grasos de cadena corta, que a su vez proporcionan energía a las células que recubren el intestino. Estos ácidos grasos también nos ayudan, ya que crean un ambiente que no es apto para las bacterias patógenas.

Otra forma de ayudar a su cuerpo es comer bacterias saludables o probióticos. Estos se encuentran en alimentos fermentados como chucrut, kimchi y kombucha, junto con suplementos probióticos preparados comercialmente. Consulte este artículo sobre fuentes alimenticias de probióticos, y este menú sobre cómo usarlos. Si desea tomar un suplemento probiótico, como asesor dietético registrado en busca de asesoramiento, muchos probióticos no se ha demostrado científicamente que tengan algún efecto, así que asegúrese de obtener una guía para elegir el correcto.

Para obtener más consejos sobre el uso de probióticos, oprima aquí. ¡Disfrutar!

Más Artículos Como Éste

Your Cart

The cart is empty

become a sponsor today! donate now