• Tel: (212) 799-3894
  • Email: info@cfyl.org

Eric LeVine: Un Chef de Cinco Estrellas Diferente

by Mila Loza on octubre 3, 2016

Cinco episodios de cáncer han le enseñado a este chef estrella algunas nuevas lecciones sobre la cocina saludable, y algunas viejas lecciones sobre la vida y la capacidad de recuperación.

Si hubiera una medalla por sobrevivir al cáncer, una especie de corazón púrpura civil, (en serio, ¿no crees que debería existir?), Eric LeVine estaría llevando cinco de ellas en su pecho. Actualmente, el es chef del restaurante Morris Tap & Grill en Randolph, Nueva Jersey. Levine ha sido un ayudante de cocina desde que tenía once años, laboraba como ayudante de chef para una empresa de catering en su natal Brooklyn, Nueva York. A los 31 años, al mismo tiempo que se popularizaba rápidamente como un chef de celebridades, le fué diagnosticado condrosarcoma, un cáncer de huesos. Este fue el primero de los cinco tipos de cáncer que le diagnosticaron uno tras otro con los que tuvo que luchar en una especie de combate de gladiadores. Después de entrar en remisión con el cáncer de hueso, vino un diagnóstico de linfoma de Hodgkin, luego dos combates con leucemia mielógena aguda. A pesar de todo, LeVine siguió trabajando, aunque ahora admite que habían unos días en los que no debió haber trabajado.

En el 2004, los médicos le dijeron que estaba libre de cáncer. Luego, en el 2010, tres semanas antes de empezar a competir en el estresante show “Chopped” de Food Network, recibió el devastador diagnóstico de tener síndrome de Richter, un raro y agresivo tipo de leucemia aguda en adultos, el cáncer más serio de Levine hasta el momento. Él siguió adelante con el concurso y ganó, obteniendo el premio de $10,000, y ganando una invitación al “Chopped Champions Cook-off“. Un año más tarde, escribió el libro “Stick It, Spoon It, Put It in a Glass.”

Chef Eric Levine, Cook For Your Life, cancer fighting recipes

En una entrevista con Owen Edwards de CFYL, el Chef LeVine habló de cómo ha manejado el mantenerse en la cocina con tan graves amenazas para su salud.

CFYL: Tener un quinto diagnóstico de cáncer después de siete años en remisión y luego de haber combatido cuatro batallas anteriores con la enfermedad tiene que haber sido realmente terrible. Y el momento, semanas antes de “Chopped“, no pudo haber sido peor. ¿Cómo manejó las noticias, y los efectos del tratamiento?

LeVine: Por 10 años, creo que lo más grande que me mantuvo en marcha fue mi amor por la cocina, por crear nuevas experiencias gastronómicas y nuevos sabores para la gente. Ciertamente ya no le temo a lo desconocido. Y eso fue lo que sucedió con el diagnóstico antes del show “Chopped“. Simplemente me mantuve cocinando. Comencé la quimioterapia, y estaba mal con náuseas cuando empecé a competir. Pero terminé ganando, en parte porque yo era capaz de lidiar con los golpes y adaptarme rápidamente cuando las cosas iban mal.

CFYL: ¿Le das crédito al hecho de haber estado lidiando contra el cáncer?

LeVine: En parte a eso, y también a mi larga experiencia en la cocina. Aun recuerdo cuando yo era un niño, pelando patatas y cebollas en Brooklyn, hacía lo que tenía que hacer para complacer a los idiotas para los que trabajaba. La única cosa que nunca hice fue lavar los platos. Pero lidiar con el cáncer sin duda me enseñó a mirar las cosas desde una perspectiva diferente, tanto como persona como cocinero.

CFYL: ¿Cómo este proceso afectó tu trabajo como chef?

LeVine: Bueno, las cosas definitivamente cambiaron. Hubiera sido tonto si no hubiese ajustado la forma en que cocino a la forma en que como. He llegado a pensar de que las personas a menudo se enferman debido a lo que comen. Después del cáncer siento que tengo que ayudar a la gente a comer mejor, pero sin forzarlo en ellos. Hoy en día los chefs estamos más conscientes de la alimentación saludable, y tenemos la oportunidad de educar al mismo tiempo en que servimos deliciosos platos.

CFYL: ¿Cómo cambió tu propia dieta durante los tratamientos de cáncer y después?

LeVine: Inmediatamente corté la carne, especialmente la carne roja, y aumente la cantidad y variedad de granos, verduras, legumbres. En el restaurante Morris Tap & Grill, ofrezco opciones vegetarianas y sin gluten. Y me gusta mantener mis menús de temporada.

CFYL: ¿Cómo ha sido la respuesta de tus clientes? Después de todo, es probable de que ellos no vayan a un buen restaurante para tener una comida “anticáncer”.

LeVine: Estoy recibiendo una buena acogida. Pero no estoy dando sermones ni siendo agresivo. Mi enfoque es cambiar la forma en la que la gente está comiendo, dándoles un menú que les ayude a tomar mejores decisiones. Y yo creo que hay karma implicado. Si das cosas grandiosas, la gente come más sano y les gusta lo que están comiendo, grandes cosas regresarán.

CFYL: Por lo que recuerdo de mis años creciendo en Nueva Jersey el estado era llamado “el Estado Jardín.” Mi familia sólo tenía que manejar un par de millas para encontrar los mercados de los granjeros. Pero esas granjas han quedado atrás, en esta era de expansión suburbana, ¿es posible conseguir productos frescos de temporada?

LeVine: Todavía tenemos granjas, hay muchísimos agricultores a los que yo les compro. Al principio, no estaban preparados para mantenerse al día con nosotros, pero eso está mejorando. Pagamos más por verduras orgánicas locales y vegetales, pero la calidad y la frescura valen la pena.

CFYL: ¿Hay un cambio en particular que simbolice tu transición al cocinar después del cáncer?

LeVine: Bueno, el uso de productos frescos de temporada, como mencione. Y prácticamente no hago frituras. Ahora utilizo una gran cantidad de jugos frescos en mis recetas. Los cambios fueron muy amplios, por lo que es difícil elegir una sola cosa en particular.

CFYL: ¿Crees que tu aparición en “Chopped”, justo después del diagnóstico de Richter y el inicio de combatir tu quinto tratamiento de cáncer ha sido la presión más fuerte que hayas sentido alguna vez como chef?

LeVine: Sin duda fue difícil, pero la mayor presión que he sentido fue en el año 1998, sirviendo un catering en un evento enorme durante la Conferencia Internacional de Energía que se celebró en Texas, trabaje en una cocina temporal en el Astrodome de Houston. Unas horas antes de la cena, una amenaza de bomba causó que se vaciara el estadio, y de repente se reforzó la seguridad para mi personal. Resultó que no había ninguna bomba, pero terminé con sólo 190 de las 580 personas que estaban programados para trabajar el evento.

CFYL: ¿Cómo se las arregló para evitar un desastre?

LeVine: Nos salvó la buena planificación, y un equipo de personas increible que realizaron el triple del trabajo.

CFYL: El año pasado fue homenajeado en la recaudación de fondos Taste of Hope que se realiza anualmente por la Sociedad Americana del Cáncer. Claramente, sus cinco batallas contra el cáncer y su cocina se combinan para hacer de usted una gran inspiración. Entonces, ¿cómo es su salud en estos días?

LeVine: Desde luego, nunca doy nada por sentado. Pero el 12 de Marzo, cumplí un año libre de cáncer.

Más Artículos Como Éste

Your Cart

The cart is empty

become a sponsor today! donate now