• Tel: (212) 799-3894
  • Email: info@cfyl.org

¿Existe Evidencia Para Apoyar una Dieta Neutropénica?

Por Ayleen López • mayo 17, 2017

La dieta neutropénica ha sido un pilar en el tratamiento del cáncer durante años. Los pacientes con neutropenia tienen niveles bajos de un tipo de glóbulo blanco llamado neutrófilos, que actúan como defensa de primera línea contra la infección. Muchos pacientes que reciben quimioterapia o radioterapia a menudo sufren de neutropenia como un efecto secundario de su tratamiento, lo que significa que tienen un mayor riesgo de desarrollar una infección potencialmente mortal. La dieta neutropénica, también conocida como la dieta baja en bacterias, antimicrobianos o estériles, se desarrolló sobre la base de la hipótesis teórica de que evitar los alimentos que contienen bacterias reduciría el riesgo infeccioso.

No existe una definición universal de la dieta neutropénica, sin embargo, generalmente involucra limitar los alimentos que podrían introducir bacterias potencialmente dañinas en el sistema digestivo. No se dispone de datos sobre el uso de la dieta en centros de todo Estados Unidos, pero los estudios en otros países [i] han encontrado que hay muchas diferencias en su uso entre centros, e incluso entre profesionales médicos como los médicos [ii] y dietistas.[iii]

Se aconsejó a los pacientes con una dieta neutropénica que evitaran cualquier alimento que pudiera representar un riesgo de infección, incluyendo frutas y verduras frescas.

Si bien esto puede sonar como sentido común, la eliminación de las frutas y hortalizas frescas de la dieta puede conducir a deficiencias ya que a menudo se pierden durante el proceso de cocción. Durante el tratamiento del cáncer, los pacientes también pueden encontrar que luchan con la ingesta, como lo es, por lo que una dieta demasiado restrictiva puede hacer esto aún más difícil.

Examinamos la evidencia para ver lo que la ciencia tiene que decir acerca de la dieta neutropénica.

Un estudio [iv] llevado a cabo en 2008 asignados al azar a los pacientes a comer una dieta neutropénica o una dieta normal sin restricción. Se encontró que la proporción de los que desarrollaron una infección mayor fue del 29% para los del grupo que siguió la dieta neutropénica y el 35% para los que tuvieron frutas y verduras frescas.

Tramsen y otros [v] encontraron que la restricción dietética en niños con leucemia no tuvo ningún efecto en la reducción del riesgo de infección. Un estudio más reciente[vi] en el 2015 también confirmó que la dieta neutropénica no ofrecía ninguna protección adicional a los pacientes.

Otro observó que los pacientes que siguieron una dieta neutropénica estaban relacionados con un mayor riesgo de infección[vii].

Una revisión Cochrane[viii] en el 2016 encontró que no había suficiente evidencia para hacer recomendaciones con respecto a la dieta y la neutropenia.

Un análisis[ix] señaló que la restricción dietética en pacientes con trasplante de células madre hematopoyéticas puede necesitar ser más rígida que para otros pacientes, evitando los alimentos vegetales crudos que son más difíciles de desinfectar.

Conclusión

Dada la falta de pruebas concluyentes, las últimas pautas de nutrición oncológica[x] por la Academia de Nutrición y Dietética recomienda que los pacientes con neutropenia deben ser aconsejados por un dietista registrado sobre técnicas seguras de manipulación de alimentos y deben evitar los alimentos de alto riesgo durante la neutropenia.

Similarmente, el American Cancer Society no aconseja la eliminación de frutas y hortalizas frescas, pero tiene una lista completa de alimentos para evitar que debe ser útil para cualquier persona con neutropenia.

Le recomendamos que hable con su oncólogo y dietista sobre la necesidad de una dieta neutropénica y pida recomendaciones específicas sobre lo que debe evitarse. Si le han aconsejado seguir uno, tenemos muchas recetas que pueden hacer esto más fácil, sin embargo, como los diferentes centros recomiendan evitar diferentes cosas, estos menús sólo se debe utilizar en conjunto con el asesoramiento de su equipo médico. No realice ningún cambio en esta dieta hasta que haya hablado con alguien de su equipo de atención médica.

Para el consejo común de la seguridad del alimento, compruebe hacia fuera este artículo.

[i] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28241989

[ii] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24938730

[iii] http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/jhn.12266/full

[iv] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4879706/

[v] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27269945

[vi] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26000578

[vii] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22430084

[viii] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27107610

[ix] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/articles /PMC3672111

[x] http://jandonline.org/article/S2212-2672(16)30265-9/abstract

Más Artículos Como Éste

Your Cart

The cart is empty

become a sponsor today! donate now