• Tel: (212) 799-3894
  • Email: info@cfyl.org

Frijoles Rojos

Por Mila Loza • marzo 13, 2018

Pocos alimentos pueden decir que son simultáneamente tan buenos para la salud y saciantes como los frijoles rojos. Son grandes y de color rojo-cabernet, vitales en platos como chili con carne y Frijoles y Arroz Criollos de Luisiana, en los que proveen casi tanto valor nutricional como satisfacción.

Los frijoles, con el nombre del órgano anatómico que se asemejan, son una gran fuente de proteínas y fibra, sirviendo casi 8 g de proteína y 6 g de fibra por media taza. Según el Instituto Americano de Investigación del Cáncer (AICR), la fibra dietética en los alimentos ayuda a la digestión saludable, ayuda a estabilizar el azúcar en la sangre, y puede ayudar a proteger contra una variedad de cánceres y enfermedades crónicas.

El IAIC reporta que los frijoles son una fuente de fitoquímicos (compuestos naturales de las plantas) como saponinas, inhibidores de proteasa y ácido fítico, que puede ayudar a proteger las células contra daños que conlleven a enfermedades crónicas y cáncer.

Consejo de Ann

Los frijoles son muy económicos y fáciles de preparar. Cuando son cocidos, tienen un sabor ligero y absorben fácilmente el sabor de los condimentos u otros ingredientes. Los puede comprar secos o en variedades enlatadas. Compre los frijoles secos en una tienda con mucha rotación, ya que los más viejos tardarán más en cocinarse. Busque frijoles que estén enteros y no partidos. Deje remojar por al menos 4 horas o preferiblemente durante la noche anterior.

Asegúrese de cocinar bien los frijoles antes de servir – son tóxicos cuando están crudos y pueden causar dolores agudos de estómago si se los come de ésta manera. Para evitar esto, simplemente comience por cocinar sus frijoles por 10 minutos a fuego alto para desactivar las toxinas. Los frijoles enlatados vienen precocidos por ende no son un problema. Siempre enjuague las latas de frijoles bajo agua antes de usarlos para remover el exceso de sodio.

Consejo de Receta

Los frijoles rojos pueden ser servidos calientes o fríos, en ensaladas, estofados, curris, chilis y sopas como nuestra Sopa de Minestrone Invernal. Los frijoles rojos pueden ser también acompañados de carbohidratos sanos como el arroz integral o la quínoa o sazonados con aceite de oliva, hierbas y especias para que sirvan de base o acompañante para vegetales cocinados o recetas de pescados.

Más Artículos Como Éste

Your Cart

The cart is empty

become a sponsor today! donate now