• Tel: (212) 799-3894
  • Email: info@cfyl.org

Mantequilla

by Mila Loza on enero 13, 2016

Un viejo proverbio dice: “El pescado para que sepa bien debe nadar tres veces: en agua, en mantequilla y en vino”. Este homenaje a la mantequilla ha sido opacado por su reputación de taponar arterias y en su reciente aparición en una feria de Iowa, en un palo, cubierta de masa y (ouch) frita. Como muchos de nosotros sabemos, la mantequilla es elevada en grasas saturadas y calorías. Aún así, con moderación, como Julia Child demostró regularmente, la mantequilla puede ser una de sus mejores amigas en la cocina. Por supuesto, la clave está en la moderación.

En los últimos 50 años, más que todo por el incremento de enfermedades cardíacas, un miedo a las grasas entre los americanos llenó nuestros estantes de comidas altamente procesadas “libres de grasas”. Pero no son necesariamente más saludables. Muchas de las comidas pre-empacadas y procesadas están llenas de químicos y otros ingredientes poco amigables que hacen que un poco de mantequilla sea más saludable.

De hecho, nuestros cuerpos necesitan grasas. Las grasas aportan energía, ayudan a crear la envoltura de grasa que rodea los nervios fibrosos en nuestro cerebro y ayudan a una piel sana y absorción de vitaminas. Sin embargo, mucho depende de la calidad de la grasa. Aunque la mantequilla es deliciosa (vamos a admitirlo todos), grasas más saludables como el aceite de oliva o canola deberán ser las estrellas de su cocina.

La mantequilla es rica en grasas saturadas y contiene muy poca cantidad de grasas trans naturales. Las grasas saturadas y las grasas trans han sido extensamente investigadas por su asociación con la ganancia de peso, problemas al corazón y enfermedades incluyendo el cáncer. Los investigadores han conseguido sin embargo, que las grasas trans naturales que contiene la mantequilla son mucho menos dañinas para nuestra salud que las hechas por el hombre que se consiguen en margarinas que contienen aceites hidrogenados.

La mantequilla es un producto natural que tiene siglos hecha simplemente batiendo crema, mientras las grasas trans hechas por el hombre, son creadas mediante la “hidrogenación”, un proceso industrial en los que los átomos de hidrógeno son añadidos a grasas insaturadas para que se conviertan en sólidas y estables.

De acuerdo al Centro de Control de Enfermedades y al IAIC, la ingesta de grasas trans de tipo artificial encontradas en muchos alimentos altamente procesados, deben disminuirse al máximo. Estudios han encontrado que las grasas trans artificiales están relacionadas al incremento de enfermedades del corazón y puede también elevar el riesgo de cáncer. Por esto, si usted escoge no comer mantequilla y opta por la margarina, asegúrese de comprar una marca que no contenga grasas trans, como lo son los productos de Smart Balance.

Consejo de Ann

Use siempre la mantequilla moderadamente, pero si está haciendo algo que le pide mucha, coma pequeñas porciones. Como siempre estamos hablando generalmente acerca de pequeñas cantidades, compre lo mejor. Busque mantequillas orgánicas sin sal o mantequillas hechas con leche de vacas alimentadas con pasto, como la mantequilla francesa de Normandía, o la Lurpak Danesa. Son costosas, pero deliciosas y utilizará menos cantidad para un gusto delicioso. Para mantener los niveles de sodio controlados, siempre compre mantequilla sin sal o dulce.

Consejo de Receta

Un poco de mantequilla puede añadir mucho a su cocina. Un poco de mantequilla convierte una rebanada de pan tostado en algo suculento, le agrega cremosidad al risotto y puede convertir una salsa simple en cremosa. La mantequilla es también el mejor agente natural que evita que se peguen los alimentos. Tenga a la mano un poco de mantequilla para moldes de tortas o sartenes a la hora de hacer huevos o panquecas. La mantequilla es por supuesto genial en postres. Para demostrarlo, pruebe nuestra deliciosa Panecillos de Arándanos y Nueces que utiliza sólo 2 cucharadas para un lote completo. Para algo mucho más atrevido, pero muy rico, pruebe nuestra Bizcocho de Mármol de Chocolate. Pero no se lo coma todo. Una pequeña rebanada le dará mucho placer.

Más Artículos Como Éste

Your Cart

The cart is empty

become a sponsor today! donate now