Preparar aderezos (aliños) para ensaladas es facilísimo. Lo único que necesita son tres ingredientes que son básicos en cualquier cocina: aceite de oliva, un buen vinagre o cítrico, y sal a gusto. Estos tres ingredientes pueden utilizarse en muchos otros platos, por lo que nos parece completamente innecesario comprar aliños ya preparados. ¿Para qué gastar dinero en un producto industrial, lleno de sal, azúcar, conservantes y saborizantes artificiales, y que solo se utiliza para una cosa? Elimine las botellas de aderezo de su vida y deje que Ann le enseñe lo fácil que es preparar aderezos caseros. ¡Mire bien y aprenda!

Aderezo césar de yogur

Si está recibiendo quimioterapia y no quiere arriesgarse consumiendo el huevo crudo que va en la ensalada del césar, no tiene que buscar más. Este simple aderezo césar con yogur no lleva huevo, y es un sustituto más liviano y sabroso, que llenará las expectativas de cualquier antojo de ensalada del césar que pudiera tener. Queda riquísimo sobre verduras al vapor, no solamente lechuga romana (romaine). ¡Mire bien y aprenda!

Aderezo de limón con pimienta rosada

Nuestro aderezo de limón con pimienta rosada es un aliño refrescante y deliciosamente ácido que complementa perfectamente las verduras de hoja en las ensaladas, o añade sabor a las ensaladas de granos como la ensalada veraniega de espelta (farro). Los granos de pimienta rosada se agregan enteros y son lo suficientemente suaves para morderlos. Su sabor transforma una simple vinagreta en algo verdaderamente especial. ¡Que lo disfruten!

Aderezo “ranch” saludable

Este saludable aderezo “ranch” de yogur es un favorito en las oficinas de CFYL. El secreto es usar yogur griego bien cremoso. Gracias al yogur, tiene menos calorías que las recetas clásicas de aderezo “ranch”, más proteínas y mucha menos grasa. Lo mejor de todo es que no se sacrifica para nada el sabor característico del “ranch”, que tanto nos gusta. ¡Pruébelo!

Vinagreta de mostaza

Esta versión más ligera de la vinagreta básica de mostaza va bien con casi cualquier ensalada, ya sea de hojas verdes y crocantes o con verduras al vapor como papas, habichuelas verdes (ejotes, vainitas, chauchas) o incluso brócoli. Es ligera gracias a su menor cantidad de aceite y al agregado de un poco de agua. Me gusta prepararla como hacen los franceses, directamente en el tazón para servir, y colocar la ensalada encima hasta que esté lista para ser aderezada. Si le gusta el ajo, puede agregarle un ligero toque utilizando medio diente de ajo, que frotará en el tazón donde preparará el aderezo. Para ello, utilice únicamente tazones de cerámica o madera, ya que este truco no funcionaría en un tazón de metal. ¡Que lo disfruten!