Los caldos son uno de los elementos básicos de la cocina sabrosa. Son fáciles de hacer en casa, y también son baratos. Cuando haces tu caldo, evitas las enormes cantidades de sal (los productos bajos en sodio todavía tienen mucho), MSG y otros aditivos que usan los fabricantes. Echa un vistazo a esta introducción para obtener más información básica sobre ellos. Las clases te mostrarán que son fáciles de hacer y almacenar.

Caldo de Huesos de Pollo

¡El caldo de huesos es bueno para ti! Este rápido vídeo le muestra lo fácil que es de hacer, y lo barato que es, ya que está hecho de ingredientes, que de otro modo podría tirar, como son las sobras de un pollo asado. ¡Mira y aprende!

Caldo de Cáscara de Vegetal

Si no te gustan los desechos en la cocina, este fácil caldo vegano es para ti. Está hecho de peladuras vegetales que normalmente tirarías a la basura. Guardo mis cáscaras en el refrigerador o las congelo, en cualquier caso, vale la pena. ¡Cuando piensas en lo que gastas en caldos de vegetales envasados o enlatados, estos deliciosos y ligeros caldos pueden obtenerse virtualmente de forma gratuita! ¡Inténtalo!

Empaque y Congelación

Los caldos se congelan realmente bien. Aprenda a congelarlos de forma que ahorre espacio para que pueda almacenar fácilmente grandes cantidades en cualquier tamaño de congelador, ya sea en la parte superior de una nevera o en un pequeño congelador en un sótano suburbano.

Caldo de Verduras

Encuentro que muchos caldos de vegetales comerciales son demasiado fuertes y salados. Tienden a abrumar los sabores de lo que estoy haciendo, así que me gusta hacer los míos. Son muy fácil de hacer y requieren solo unos pocos ingredientes de cocina como zanahorias, apio, cebolla y ajo para empezar. ¿Quieres ver cómo? ¡Mira y aprende!