Durante el tratamiento del cáncer, su médico puede ponerle una dieta blanda. Una dieta blanda se compone de alimentos que generalmente son fáciles de digerir y se recomienda después de las cirugías intestinales y pancreáticas o cualquier otra cirugía que implique la alteración de su sistema digestivo. También se recomienda para calmar múltiples trastornos digestivos, los cuales pueden ser efectos secundarios de la quimioterapia, como molestias digestivas, náuseas, diarrea o incluso las llagas en la boca. Aunque la lista de alimentos se parece a un purgatorio culinario, Ann le mostrará que “blanda” no tiene por qué significar comidas que carecen de variedad o sabor, ni que sean difíciles de preparar. ¡Mire y aprenda!

Salmón pochado

Pochar o escalfar es la forma casi infalible de cocinar el pescado, ¡se sorprenderá de lo fácil que es! Este salmón escalfado básico es una de las formas más simples y con menos olor de cocinar este pescado graso y nutritivo, especialmente cuando se quiere comer algo ligero y fácil de digerir, pero que aún así sea sabroso. ¡Mire y aprenda!

Papas dulces o batatas fritas

Una dieta blanda es baja en grasa y fibra, por lo que las verduras peladas asadas con aceite son especialmente buenas cuando está en una dieta blanda, ya que al hornearlas se intensifica su sabor, ¡lo que las convierte en una delicia verdaderamente sabrosa! Las papas dulces fritas son un buen ejemplo. Son el acompañamiento perfecto para muchos platos. Sólo recuerde pelarlas primero. ¡Disfrute!

Compota de fresas (frutillas)

Las frutas deben cocinarse en una dieta blanda y las compotas son una excelente manera de hacerlo. Las compotas también son excelentes para quienes pasan por la quimioterapia. Fáciles de hacer, se conservan bien en el refrigerador y ¡saben mucho mejor que las frutas enlatadas comerciales! Esta compota de fresas ultrarrápida y súper fácil se puede hacer con fruta fresca o congelada, y satisfará su dulce paladar en minutos. ¡Disfrute!

Risotto con Papas y Romero

Este risotto no salteado es una auténtico plato italiano y el epítome del confort en una dieta blanda. Mi madre me lo cocinaba cuando era pequeña y no me encontraba muy bien, y siempre me ayudó a sentirme mejor. Es súper fácil de cocinar, y nutre sabrosamente mientras que calma. También es delicioso. ¡Pruébelo!

Pizza de zucchini y ricotta

Nadie que esté pasando por un tratamiento de cáncer tiene que dejar de disfrutar de la pizza. La pizza de zucchini (calabacines) y ricotta es rica y perfecta para una comida vegetariana durante la semana. Con esta receta queremos que todos puedan aprovecharla, incluso los que están siguiendo una dieta sin sal. Lo único que tiene que hacer es reemplazar el pan naan de harina integral por la versión de harina blanca. Encienda el horno y disfrute.