• Tel: (212) 799-3894
  • Email: info@cfyl.org

Servings: 2 Prep time: 20minutos

Pizza de Calabacín y Ricota

Nadie en tratamiento debería dejar de comer pizza. Este delicioso plato, rico con el cremoso queso ricota, calabacines y piñones está aquí para asegurarse de que todos puedan comer pizza, incluso aquellos en dietas blandas. ¡Encienda el horno y disfrute!

1. Precaliente el horno a 400°. En una bandeja preparada con papel pergamino, pre-hornee la masa por 5-6 minutos, hasta que comience a ponerse firme.

2. Mezcle el ricota con 2 cucharadas de aceite de oliva y jugo de limón. Sazone con sal y pimienta al gusto.

3. En un recipiente aparte, vierta el aceite remanente sobre las rebanadas de calabacín.

4. Retire la masa de pizza del horno y unte la mezcla de ricota. Esparza la espinaca, rebanadas de calabacín y piñones sobre ella.

5. Hornee por otros 4-5 minutos, hasta que los bordes estén crujientes y la espinaca se haya secado.

6. Corte y sirva.

Peter Schoemer, Drexel University Food Lab01788-15-Drexel.HSM.Food.Lab.Logo

ann-tip

Consejos de Ann

Si usted no tiene la energía o confianza para hacer masa para pizza, compre una preparada en su pizzería local o supermercado y use la mitad de ella. Congele el resto.
Para pizza con ingredientes completamente cocidos, usted puede saltear el calabacín con aceite por 3 minutos antes de añadirlo a la pizza.

Your Cart

The cart is empty

become a sponsor today! donate now