El mito de la “dieta antiinflamatoria”

Oil

La palabra “antiinflamatorio” se ha vuelto un término de moda en el mundo del cáncer y la nutrición. Ciertos alimentos se nos presentan como llenos de propiedades antiinflamatorias, lo que va asociado con una una mejor salud.

En realidad, no existe una “dieta antiinflamatoria” específica que pueda seguir. La relación entre los alimentos que ingerimos y la inflamación es mucho más compleja de lo que quieren hacernos creer. Echemos entonces una mirada a fondo a lo que quiere decir esta relación, para que pueda tomar decisiones más informadas acerca de lo que consume.

shutterstock_286549730

Conozca su sistema inmune

El tracto gastrointestinal (digestivo) tiene una superficie unas 150 veces mayor que la superficie de la piel. Además, constituye aproximadamente un 60% de nuestro sistema inmune, ya que contiene la mayor concentración de células inmunitarias del cuerpo.

La capacidad que tiene una persona de interactuar con el mundo a su alrededor y mantenerse sana depende en gran medida de tener un sistema inmune saludable. El sistema inmune combate los invasores externos del cuerpo, como las bacterias y virus patogénicos, y destruye las propias células del cuerpo cuando se vuelven cancerosas.

Luego de una lesión o infección, la reacción normal y saludable del sistema inmune es una inflamación aguda, lo que contribuye a la recuperación. La inflamación crónica, sin embargo, es la reacción del cuerpo a la lucha constante contra una aparente infección, y con el tiempo, nuestro sistema no puede lidiar con esa sobrecarga, dando lugar a un mayor riesgo de desarrollar ciertas enfermedades como cardiopatías, diabetes, obesidad y algunos tipos de cáncer.

Las investigaciones están comenzando a demostrar que mantener una buena salud intestinal es esencial para el funcionamiento óptimo del sistema inmune. Esto es importante, ya que el tracto gastrointestinal regula la absorbción de los nutrientes, a la vez que mantiene a raya a las moléculas dañinas y a los patógenos. Si nuestro sistema inmune se ve afectado por la inflamación crónica, hay un mayor riesgo de que entren patógenos al cuerpo, favoreciendo el desarrollo de enfermedades.

Alimentación para mantener un tracto gastrointestinal saludable

Las comidas a base de plantas contienen muchas vitaminas y minerales que ayudan a promover el crecimiento de nuevas células y a mantener la función celular. También se revelan cada vez más sus propiedades antiinflamatorias.

Una de las mejores formas de mantener un tracto gastrointestinal saludable es consumir una gran cantidad de alimentos ricos en fibra, tales como frutas y verduras frescas, granos y legumbres enteros La fibra es fermentada por bacterias benignas en el colon y  convertida en ácidos grasos de cadena corta (también llamados ácidos grasos volátiles), que actúan como una fuente de energía para las células inmunitarias en el tracto gastrointestinal. Podemos satisfacer nuestras necesidades de altas cantidades de fibra consumiendo una dieta principalmente basada en plantas.

También entran en juego las vitaminas del complejo B, que son importantes para ayudar al crecimiento de nuevas células inmunitarias. Cuando tenemos déficit de vitaminas del grupo B, nuestras células inmunitarias no pueden funcionar adecuadamente, lo que ocasiona una respuesta más débil a los patógenos indeseados y un desarrollo anormal de las células. Este proceso es lo que conduce al desarrollo de células tumorales.

Para garantizar una ingesta apropiada de vitaminas del complejo B (B5, ácido fólico, B6, B1 y B12), estas son algunas de las fuentes alimenticias más comunes que puede agregar a su dieta:

Tomar suplementos de vitaminas B podría parecer la solución obvia a una deficiencia, pero es importante saber que los alimentos basados en plantas no están compuestos únicamente por vitaminas B. Los alimentos basados en plantas proveen también diversos nutrientes, minerales y fitonutrientes adicionales. Al ingerir estos alimentos, recibimos muchas más herramientas que nos ayudan a mantener un sistema inmune saludable y disminuir el riesgo de enfermedades crónicas.

Las evidencias demuestran que ciertos alimentos pueden asociarse a la inflamación. Cuando ingiere una dieta con gran cantidad de alimentos como carnes rojas, carnes procesadas y grasas trans, la respuesta inflamatoria del cuerpo trabaja excesivamente y puede resultar en inflamación crónica, lo que aumenta el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades crónicas y algunos cánceres.

Preste atención a los fitonutrientes

Los fitonutrientes son compuestos químicos de las plantas que ayudan a las mismas a prosperar en diversos ambientes. Muchos de los fitonutrientes que ayudan a proteger a las plantas también son beneficiosos para nuestra salud, específicamente como ayuda a la respuesta antiinflamatoria del cuerpo.

Seguir una dieta principalmente basada en plantas nos permite consumir alimentos que contienen todas las vitaminas, minerales y fitonutrientes que disminuyen la inflamación en todo el cuerpo en general. Esto es especialmente importante para reducir el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas que están asociadas con la inflamación crónica, como ciertos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares.

En resumen, para entenderlo bien…

Toda esta cantidad de información puede parecerle abrumadora, pero en realidad, es bastante sencilla: Coma más alimentos basados en plantas, coma todos los colores del arcoíris, y asegúrese de variar los tipos de alimentos que consume, para garantizar que esté obteniendo la mayor cantidad posible de fitonutrientes y micronutrientes.

Registered Dietitian Approved

There are many misconceptions about nutrition and cancer in widespread media. By using current scientific literature, plus recommendations of the Academy of Nutrition and Dietetics, the American Institute for Cancer Research, the National Cancer Institute, and the American Cancer Society, our Registered Dietitian, Kate Ueland, MS, RD, and our team of editors work to help our readers discern truth from myth.

Las afirmaciones en este blog no tienen la intención de diagnosticar, tratar ni curar ninguna enfermedad. Siempre consulte con su médico o nutricionista diplomado(a) para obtener asesoramiento médico específico.


Recetas que te puede interesar


Un comentario

Leave a Review