Suplementos: ¿Realmente son buenos para usted?

por Kate Ueland, MS, RD, CSO

El uso de suplementos es una práctica común entre los pacientes con cáncer. Según el último Informe de Negocios Suplementario publicado por Nutrition Business Journal (en inglés) se proyecta que las multivitaminas generen ventas de $7.5 mil millones en el 2020, con un crecimiento que aumentará al 17.1% sobre solo el 3.7% en el 2019. Este aumento se debe en parte a la pandemia actual de COVID-19 y la preocupación de la población por la capacidad de nuestro cuerpo para combatir las infecciones y aumentar la inmunidad en general. Este año está en camino de ser el de mayor crecimiento para la industria desde 1997, con un aumento del 12,1% para el 2020.

Más de la mitad de los adultos estadounidenses toman suplementos dietéticos con la esperanza de aumentar sus niveles de energía, vivir más tiempo, mejorar su salud en general, y prevenir y/o tratar enfermedades. Con el creciente interés en el uso de suplementos, es importante examinar la literatura para ver si los estudios actuales se alinean con lo que informan las compañías de suplementos mínimamente regulados; y lo que el público en general cree que es cierto.

Una industria escasamente regulada

La industria de los suplementos se ha beneficiado de regulaciones mínimas gracias a la Ley de Salud y Educación de Suplementos Dietéticos (DSHEA) en 1994. Esta ley es un arma de doble filo: por un lado, promueve un amplio acceso de suplementos a los consumidores, lo que les permite tomar sus propias decisiones sobre lo que usan. Por otro lado, hay poca supervisión de la FDA sobre la efectividad y seguridad del uso de suplementos.

Los fabricantes no tienen que demostrar la efectividad de sus productos antes de salir al mercado. La única forma de que un producto se retire del mercado es si se informan reacciones adversas graves, como la muerte.

Dicho esto, solo unos pocos productos han sido retirados del mercado. Con inconsistencias en los ensayos clínicos y la literatura científica, es difícil equilibrar el costo de los suplementos con la falta de datos que apoyen su uso en una población sana en general.

Debido a que los suplementos están pobremente regulados, varias agencias ofrecen un medio para hacer pruebas de terceros. Estas compañías prueban los productos para verificar su congruencia y precisión con lo que se informa en la etiqueta. Dos de estas empresas de terceros son USP (US Pharmacopeia) y NSF (National Sanitation Foundation). Otra organización, únicamente por medio de suscripción, es Consumer Labs, también verifican el contenido. De forma alternativa, su dietista registrado puede guiarlo para consumir productos de alta calidad.

Uso de suplementos durante el tratamiento del cáncer

Los pacientes con cáncer con frecuencia usan suplementos como una forma de controlar los efectos secundarios, estimular su sistema inmunológico o aliviar el dolor.

Una de las áreas más controvertidas de la suplementación es el uso de antioxidantes, como las vitaminas C, E y A, así como el selenio y la Co-Q10, durante la quimioterapia y la radiación. Las pruebas de laboratorio sugieren que los antioxidantes podrían ayudar a mejorar las terapias convencionales al proteger a las células normales de ser dañadas. Por esta misma razón, muchos oncólogos creen que en realidad podrían interferir con el tratamiento al proteger las células cancerosas también. Sin embargo, los estudios en humanos no han proporcionado una respuesta definitiva.

No se recomienda la suplementación con productos herbolarios mientras recibe tratamiento, a menos que haya una indicación clara de una deficiencia de micronutrientes que necesite corrección, y su dietista y oncólogo registrado lo recomiende.

Si actualmente está recibiendo tratamiento para el cáncer y está tomando suplementos, proporcione a su oncólogo y dietista registrado una lista detallada de todos los suplementos y productos herbolarios que está tomando e incluya la marca y la dosis de cada uno. Puede ser útil proporcionar una lista a cada miembro de su equipo médico. Es muy importante ser lo más transparente posible con su equipo médico, para que entiendan lo que está haciendo fuera de la atención que está recibiendo para su diagnóstico.

Es importante comprender tanto los beneficios potenciales como los daños que pueden ocurrir con los suplementos. Existe evidencia contradictoria de la efectividad de la suplementación en una población sana. También hay evidencia que muestra que las poblaciones con deficiencias nutricionales observadas pueden beneficiarse de los suplementos. Los suplementos deben considerarse caso por caso y solo se recomiendan después de un análisis detallado del estado de la enfermedad de una persona, los medicamentos actuales y el estado nutricional general.

Enfoque en los nutrientes de los alimentos

El uso de suplementos es y seguirá siendo un tema controversial. Pero muchos expertos (incluidos los dietistas de Cook for Your Life) alientan a las personas a obtener la mayor cantidad posible de sus nutrientes de los alimentos integrales. Si eso está a su alcance, entonces los suplementos podrían no ser necesarios.

Para la población sana en general, los suplementos no están justificados y, por lo tanto, deben evitarse. Si una persona está consumiendo una amplia variedad de frutas y verduras, granos enteros, legumbres y fuentes de proteínas magras, entonces tomar suplementos como un multivitamínico podría ser excesivo o ineficaz. Muchos de los suplementos en el mercado cumplen o exceden los límites superiores diarios recomendados de una vitamina o mineral, que, cuando se combinan con una dieta alta en alimentos fortificados, frutas y verduras, podrían conducir potencialmente a efectos dañinos.

Con poca investigación sobre la eficacia y la potencia de los diversos suplementos en el mercado, es imposible predecir los resultados de exceder los límites superiores de micronutrientes durante un período prolongado. Para la población general que come una dieta alta en frutas y verduras, granos enteros, legumbres y fuentes magras de proteínas, actualmente no hay evidencia contundente que sugiera que la suplementación con un multivitamínico u otra vitamina o mineral particular demuestre tener efectos beneficiosos sobre la salud y la longevidad en general.

¿Busca inspiración de recetas para agregar más alimentos protectores contra el cáncer a sus comidas? ¡Tenemos todas las recetas que necesita!

Kate Ueland, MS, RD, se especializa en nutrición oncológica, trabajando principalmente con pacientes con cáncer de mama, ovario, riñón y melanoma en todas las etapas del trayecto contra el cáncer en Seattle Cancer Care Alliance (SCCA) en Seattle, WA. Como asesora y editora de nutrición de Cook for Your Life, Kate se asegura de que todo el contenido culinario se adhiera a la Academia de Nutrición y Dietética y siga las pautas basadas en la ciencia.

Aprobadas por una nutricionista diplomada

Nuestras recetas, artículos y videos son revisadas por nuestros dietistas capacitados en oncología para garantizar que todo el contenido esté respaldado con evidencia científica y siga las pautas establecidas por el Oncology Nutrition for Clinical Practice, 2nd Ed., (Nutrición Oncológica para la Práctica Clínica, 2ª Ed.), publicado por el Oncology Nutrition Dietetic Practice Group (Grupo de Práctica Dietética de Nutrición Oncológica), un grupo de interés profesional de la Academy of Nutrition and Dietetics (Academia de Nutrición y Dietética), y el American Institute for Cancer Research (Instituto Americano para la Investigación del Cáncer) y la American Cancer Society (Asociación Americana del Cáncer)

Recetas que también le pueden interesar

Ensalada de Pollo Y Aguacate Recipe Image

Ensalada de Pollo Y Aguacate

Rated 4 out of 5
20 Tiempo de preparación.
Ensalada Caliente de Col Rizada y Frijoles Blancos Recipe Image

Ensalada Caliente de Col Rizada y Frijoles Blancos

Rated 5 out of 5
20 Tiempo de preparación.

Comments

No reviews yet.


Leave a Review

Your rating/review has successfully been submitted!

Por favor, inicie sesión

¡Para publicar su opinión, le pedimos que inicie sesión o se registre!